jueves, 3 de julio de 2008

juegos.

  1. a los 5 años, me gustaba tirarme al piso a armar casitas de Lego. antes de jugar, me encantaba separar los colores por colores, y las piezas por tamaños. a veces me demoraba tanto en hacerlo, que me quedaba dormida antes de empezar la construcción.
  2. a los 6 años, me obsesione con el mundo de Fisher-Price. tenia todos, absolutamente TODOS los juegos, así que lo mejor era armar todo el pueblo. me acuerdo de que en mi casa había una toalla verde, y entonces ese era el jardín central alrededor del cual ponía la escuela, la piscina, el carrusel, el hospital, la casita, la granja y la estación de servicio (mi hermano le decía “la factoría”). me encantaba jugar a eso, pero a la vez lo odiaba porque en verdad ...era una joda tener que armar y desarmar el pueblo todos los dias!
  3. a los 8, Barbie y sus amigas eran el centro de mi mundo. las mas lindas, obviamente, eran las rubias de ojos azules. había por ahí una pelirroja de rulos y una achinada, pero ellas siempre quedaban relegadas a los papeles secundarios, igual que las Skipper, que eran las hermanitas menores de Barbie y tenían cuerpo de niño. lo malo es que para toda esa mansión Playboy de chicas plasticas y sonrientes, había únicamente 2 Kens, que además nunca estaban vestidos para la ocasión. uno era tablista y el otro tenia un uniforme de grifero. entonces, para hacer los dramas más interesantes, me robaba un muñeco de El Llanero Solitario que le habían regalado a mi hermano. era mas chato que Ken, y además tenia pelo negro y vestía un ridículo conjunto de jinete azul claro. Era super util para cuando Barbie se enrollaba con un cholo (sic).
  4. a los 10, descubrí que el mejor pasatiempo era jugar en los recreos con M, W y C (a veces se nos unía T), y simultáneamente, no jugar, bajo ninguna circunstancia, con P. que malvada me recuerdo cuando, apenas sonaba el timbre, salíamos corriendo, huyendo de la pobre P, que era gordita y tenia una madre que le mandaba atún en la lonchera. en la máxima expresión de mi maldad, recuerdo aquella vez que la dejamos jugar con nosotras a las escondidas… pero apenas ella empezó a contar, nosotras aprovechamos para desaparecer durante el resto del recreo. desde aquí P, te pido perdón en nombre mío, y también de M, W y C. por T, no pongo las manos al fuego.
  5. a los 11, seguí sacándole partido a las Barbies. pero por alguna extraña razón, el objetivo final de todos los juegos era:
    que a Barbie se le caiga el vestido y se le vea la teta
    que Ken le meta la mano a Barbie y le coja la teta
    que Barbie y Ken terminen revolcándose calatos en la cama (pero tapados hasta el cuello… acaso me creen enferma?)
  6. a los 12, los juegos mas populares tenían títulos como “Vota por la mas gorda de la clase” o “A quien prefieres?” o por supuesto “Desfile en bikini – para ver quien tiene el mejor cuerpo”. alguna vez lloré a escondidas porque un idiota (porque claro, los jueces eran hombres), me puso 7 sobre 10. por cierto, creo que ahora saltaría de felicidad si alguien me diese la misma calificación.
  7. a los 13, los juegos favoritos eran “Seven minutes in heaven”, “Botella borracha” o directamente, “Si aceptas que te invite al cine, significa que te puedo chapar”. divertidísimo, especialmente cuando jugábamos con la variante “castigos extra”, que incluían, a saber:
    quitarte el sostén antes de chapar (¿?)
    preguntarle al chico que te gusta, si tu también le gustas a el, frente a un mínimo de 20 participantes.
    cerrar los ojos y dejar que un tipo X te chape, para después adivinar quien fue
    chapar con el enamorado de tu mejor amiga
  8. a los 16, jugábamos a hacer experimentos con tabaco, marihuana, vodka, cerveza, ron y ese horrible vino que vendían en las bodegas. las mas avezadas añadían chicos a la mezcla. las aburridas, como yo, jugábamos a tener enamorados “estables” que preferían otro tipo de experimentos.
  9. a los 20, jugabamos a atrapar estrellas: tienes una banda de rock? puedo ser tu musa. eres poeta? inspirate en mi. corres tabla? yo tambien. pintas? pues yo diseño. escribes? a mi me encanta leer. la que se acuesta con el vocalista del grupo, gana. puntos adicionales si, cuando estas en la primera fila del concierto, te cae una gotita de su sudor. puntaje doble si mientras canta te mira a ti. puntaje triple si se acuerda de tu nombre al dia siguiente.
  10. a los 30, la mayoria las chicas con las que creci, estan jugando a la casita feliz (creo que por esta vez, no tengo ganas de unirme a su juego).

8 comentarios:

"bruni"... dijo...

wuaauuu que buen blog ah! me enkanta tu blog me fascina
cuidate chica 10

iziar leugers dijo...

gracias por visitarme, bruni!

Imberbe_Muchacho dijo...

jajaja, lei tus primeras 10 cosas y me rei mucho.
si Barbie y Ken estaban tapados hasta el cuello, entonces no hay problema pes
"Cuando Barbie se mete con un cholo"?jaaaaaaaaaaaaaa

iziar leugers dijo...

jajaja, que creías? los muñecos tambien hacen "click" !!!

Imberbe_Muchacho dijo...

y tambien haran una cancion "EL CLICK" (la de Tongo) para tu Barbie y Ken?
Ojala que si

Cys dijo...

Yo también jugaba harto con legos y juguetes fisher price. Y muchas veces también me demoraba más en alistar todo que en jugar. Algunas veces solo alistaba todo y ya no me quedaba tiempo para jugar.

Tus otros juegos bien maleados, ah? jajaja. Que pena que mis amigos no jugaban esas cosas.

iziar leugers dijo...

ay no cys, imaginate que feo era jugar "desfile para ver quien tiene el mejor cuerpo", un espanto!
volvamos a los legos, mejor!

Renzo dijo...

A mis 31 aún conservo todos mis LEGOs guardados en una gran caja de plástico hermética.

A veces saco uno que otro carrito para recordar como los armaba y desarmaba.

Me pregunto si le dejaré a mis hijos (cuando los tenga) jugar con mis LEGOs...

Ja ja ja